Ensalada de AGUACATE

Receta Ensalada de Aguacate

ensalada de aguacate


INGREDIENTES

Ensalada de Aguacate:

- 4 aguacates

- 8 tomates

- 1 Lata de hígado de bacalao noruego
ahumado

- Unas gotas de vinagre de Jerez

- 2 cucharadas de aceite de oliva

- 2 cucharadas de mayonesa

- Sal


PREPARACIÓN

Receta Ensalada de Aguacate:

Pelas los tomates, para ello pones agua a calentar y haces un corte en la piel del tomate por la mitad siguiendo su circunferencia. 
Metes los tomates un minuto a partir de que el agua hierva. Los sacas, dejas que se enfríen un poco y les quitas la piel.

Cortas los tomates en gajos y los pones a macerar con la sal, el vinagre y el aceite de oliva por los menos 2 horas en el frigorífico.
En el momento de servir abres la lata de hígado de bacalao, lo puedes encontrar en los supermercados sin dificultad, es como un foie, pero con un agradable aroma a pescado, lo cortas en trozos no demasiado pequeños.

Los aguacates los descarnas y los cortas en trozos de unos 3-4 cm, los mezclas con el hígado de bacalao y las dos cucharadas de mayonesa. Una vez mezclado añades esto a los tomates y sirves.

Los tomates habrán exudado mucha agua al contacto con el vinagre y la sal, no la tires, la ensalada debe quedar muy jugosa.

Respecto a los tomates

Es cada vez más difícil encontrar buenos tomates. Está motivado por la necesidad de dotar de resistencia tanto a la piel como a la carne para poder transportarlos desde la huerta al consumidor.

Ahora podemos encontrar unos tomates con una gran resistencia a los golpes, pero su carne es recia, dura y basta, y la piel es una auténtica coraza.

Por otra parte, el hecho de que las conservas utilicen fundamentalmente el extracto seco de tomate, ha motivado que la proporción entre pulpa y pipas se haya modificado notablemente, de este modo la gelatina amarillo-verdosa que rodeaba las pipas y donde radicaban gran parte de las más placenteras sensaciones del tomate, ha disminuido de forma espectacular.

Asimismo se ha conseguido hacer más duras las pipas, para favorecer su extracción mecanizada. El resultado es un producto que se denomina igual que antes: tomate, pero que conserva muy pocas de sus características originales.

Por si fuera poco, cada vez es más difícil encontrar tomates no híbridos, debido a que la polinización masiva provoca mezclas genéticas prácticamente imposibles de controlar.