SALMÓN Marinado

Receta Salmón Marinado
salmón marinado

INGREDIENTES:

- 1 salmón de dos kilos

- Eneldo

- Azúcar

- Sal

- Pimienta blanca


UTENSILIOS NECESARIOS:

- Una bandeja grande

- Cuchillo de trabajo

- Cuchillo de corte


PREPARACIÓN receta Salmón Marinado:

- Pedimos en la pescadería que nos limpien el salmón, lo abran por enmedio como un libro, y que le quiten todas las espinas, con cuidado de no romper la piel por el extremo en que está unido todavía, porque después tendremos que cerrarlo.

- Se retirarán también las venitas que tiene en la parte de la ventresca.

- Una vez en casa se lava y se seca bien con un paño limpio.

- Se toma una bandeja lo suficientemente grande para que pueda caber el salmón completo y se pone en lo alto de ella.

- A continuación lo abrimos como si fuera un libro y se toma sal fina y azúcar, en una proporción 2 a 1. 
La cantidad es aproximadamente una cucharilla de sal y media cucharilla de azúcar por kilo de salmón. Cubrimos las dos partes del libro sin poner demasiado, solamente para cubrir, dejándola caer en forma de lluvia.

- Luego se coge pimienta blanca recién molida y se espolvorea por encima de la mezcla anterior, en una proporción de 2 a 1 respecto del azúcar. Por lo que la mezcla del marinado queda de la siguiente manera: 4 : 2 : 1 o sea, 4 partes de sal, 2 partes de azúcar y una parte de pimienta blanca.

- A continuación se pone eneldo en buena cantidad sobre las dos partes del libro. Con cuidado, lo cerramos de nuevo, ponemos un papel de aluminio sobre el salmón y le ponemos peso encima para dar prensa al pescado, (un par de bricks de leche o de zumo llenos son suficientes para cubrir toda la superficie del pescado). Lo ponemos a marinar en el frigorífico por espacio de tres días y listo.

- Cada día debemos dar la vuelta al salmón y retirar el agua que irá soltando el marinado conforme se vaya curando.

- Una vez trascurridos los tres días, sacamos la bandeja, retiramos el peso, abrimos el salmón, retiramos el exceso de eneldo y separamos las dos mitades.

- Para cortar, un cuchillo de hoja larga y afilada. Uno jamonero sirve. Debemos cortar siempre en el sentido hacia la cola del salmón, así nos resultará más fácil y tendremos menos problemas con posibles roturas de lonchas.

- Para servir, tostas calientes de pan y un buen vino blanco.