CASTAÑAS Marron Glacé

Receta Castañas Marron Glacé
 
Castañas - Marron Glacé

PREPARACIÓN receta Castañas Marron Glacé:

Pelar bien las castañas teniendo cuidado de no dañarlas para que no se rompan.
Preparar un almíbar con la misma cantidad de agua que de azúcar, por ejemplo, 4 vasos de agua y 4 de azúcar.

Añadir una cáscara de limón (sin lo blanco), una ramita de canela en rama, una varita de vainilla y 4 ó 5 estrellas de anís.
Cocer lentamente media hora.

Retirar del fuego y meter las castañas en el almíbar y tapar.

Cuando se enfríe todo, volver a ponerlo al fuego hasta que salga la primera burbuja, es decir no debe cocer porque se partirán las castañas y el resultado no sería Marron Glacé (del francés marron = castaña / glacé = glaseada).

Repetir el proceso de calentar y dejar enfriar no menos de 10 veces. Se trata de que las castañas se reblandezcan pero sin perder su integridad. Una tarea algo pesada pero con final feliz.

¿Qué se puede hacer para que no se rompan las castañas?
La tradición manda que se utilice un método pesado y bastante caro: se envuelve cada castaña con un trozo de lienzo y se ata con un hilo muy apretado. Pero hay otra forma de hacerlo.

Hay en las tiendas unas piezas que en origen sirven para hacer té u otras infusiones. Son como dos pequeños coladores de malla muy fina enfrentados y llevan una cadenita para colocar en el recipiente y poder sacarlo sin quemarse.

Se puede usar uno para cada castaña. Son baratos. Regateando se consigue buen precio, porque se van a necesitar 100 o más. De esta forma las castañas no se golpean unas contra otras, están protegidas por una auténtica cota de mallas y las del fondo no tienen que soportar el peso de las de encima. Y podremos volver a usarlos tantas veces como queramos.

Los sibaritas del Marrón Glacé deberían probar este sistema. Quedan de maravilla.